23 mar. 2013

"Últimas funciones"

(NOTA: empecé a escribir esta entrada en enero, pero se quedó archivada en "borradores")

Hoy el título de esta entrada va entrecomillado porque hace referencia al reclamo que muchos montajes ponen sobreimpresionado en sus carteles anunciando que las representaciones tocan a su fin. Dado que he tenido un otoño bastante asténico, había dejado de lado mi propósito de ir más al teatro. Aprovechando el final de la medio-temporada, me estoy desquitando.

Siempre me he preguntado sobre el sentido del reclamo "últimas funciones", me deja el regusto de "mire, no podemos seguir manteniendo la obra en cartel y nos vamos", pero en realidad suele obedecer más a cuestiones de agenda que a otra cosa. Es muy difícil ver obras que se mantengan en cartel sine die, mención honorífica a "TOC TOC" que va por su cuarta temporada, o lo que es lo mismo, ocho medias temporadas, porque actualmente, y supongo que por razones de pr0ducción e intendencia, en Madrid la mayoría de los montajes son de media temporada.

Después de divagar en la introducción paso a comentaros "brevemente" mis "últimas funciones":

Doña Concha
http://publiescena.es/hist.aspx?doc=167

En "CONCHA (Yo lo que quiero es bailar)", Concha Velasco da un repaso a su vida como actriz y un poquito, como persona. Es un recurso muy utilizado y recuerdo que lo han hecho desde Paz Padilla hasta Gabino Diego, capaz de citar de memoria la terrible crítica que le hicieron en "El viaje a ninguna parte". Es un género que entronca con el Stand Up Comedy estadounidense (El club de la comedia) y en el que se requiere un mímimo de que el protagonista te caiga bien, y no se puede querer a nadie más que como se quiere a Concha Velasco.

Con una camisa blanca y unas medias negras (un estándar en el teatro musical) Concha no para de hablar sobre su historia, perdón, Historia, mientras salpica su relato con canciones de otros montajes, suyos o no. Me conmovió con su interpretación de "Nada" de "A Chorus Line".



Nada que reprochar a este montaje, menor dentro de la carrera de Doña Concha pero muy agradable de ver y con mucho cariño flotando en el aire.

¿De verdad?
http://www.gruposmedia.com/historico/la-verdad-flotats/

"La verdad" es un vodevil, moderno, pero vodevil. MUY MUY buen libreto y muy buenas actuaciones, muy inteligente y poco enrevesado (son sólo cuatro personajes, no vamos a liarlos más, no es necesario). El problema de la función, es un poquito de cásting (elección del reparto) y un mucho de dirección. Me hubiera gustado mucho, pero que mucho, que todos los actores rondaran los cincuenta, pero eso es un gusto personal, no una crítica.
La crítica viene de algo que probablemente yo no haya entendido o que probablemente al Flotats director no le haya salido. El tono de los personajes es muy distinto y chirría. Mientras que Flotats está muy natural, y fluido, Adánez y Miró están muy afectadas y pausadas. Aitor Mazo se queda a medio camino, más cerca de Flotats que de las mujeres, y no llego a entender muy bien por qué. Era la primera vez que veía a María Adánez en teatro, pero he visto a Kira Miró sobre esas mismas tablas interpretando a una impostora, por lo que desarrollaba dos "personalidades" distintas y ninguna afectada o pausada, así que deduzco que no es un problema con ellas, sino con el director. O todos afectados, opción que yo hubiera preferido, o todos naturales, pero el cambio de tono de unos y otros me descolocaba bastante. Repito que puede que el director quisiera decir algo, pero desde luego, yo no lo entendí.


Y volviendo a "mi debut" de María Adánez, me gustó muchísimo, sobre todo en la primera escena cuando aún no sabes bien de qué va a ir la obra. Me acordé inmediatamente de mi amiga actriz Mara Roa porque el papel le vendría al pelo. Sé que me repito: muy buenos todos los actores.

La falta de comunicación es lo que mata la pareja
http://teatromarquina.es/babel

"Babel", según la definición de mi amiga Esther es "teatro del siglo XXI". Casi toda la promoción se basó en la primera escena, magnífica pero complicada y que dan ganas de ver una y otra vez. En ella, dos parejas de casados intercambian parejas sin ellos saberlo, pero nosotros asistimos a los dos encuentros observando las similitudes y diferencias en un diálogo cruzado donde unos empiezan frases y otros las terminan, cito de memoria un ejemplo, a una pregunta, una de las mujeres contesta "no, no lo sé" y la otra "no lo sé, sí" y ese "no lo sé" lo pronuncian a la vez. He encontrado un video donde podéis verlo, y además a la simpatiquísisma directora Tamzin Towsed: 


Sí, ya sé que parece difícil de entender, pero enseguida entras en el juego. Tengo que resaltar que cuando lo vimos nosotros, Pedro Casablanc, había sido sustituido por Francesc Albiol y aprovecho para felicitarle, porque no sé cuando se incorporó al montaje, pero está claro que tuvo muchas menos horas de ensayo y de rodaje que sus compañeros y sólo le detectamos dos fallitos de sincronización, normal hasta en los juegos olímpicos. Felicitación especial.


La obra no deja de transformarse continuamente y asistimos al reencuentro de las parejas y al "accidental" encuentro de los hombres por un lado y las mujeres por el otro. Cuando ya te parece que no hay más que cuatro personas en el mundo y viven en el mismo pueblo, dada la facilidad que tienen para encontrarse, resulta que aparecen cuatro personajes más, interpretados por los mismos actores. Mientras que en los hombres el cambio no es tan grande, en las mujeres es abismal y si bien el primer personaje de Pilar Castro (objeto principal de ver este montaje, porque la adoro y nunca la había visto en teatro), Marta "Un nombre normal, a mí ya me vale", es algo apocado y destaca más el de Aitana, en la segunda parte se invierte y se lleva toda la función Pilar, estás deseando que aparezca semejante "personaja" porque no das crédito a que pueda existir alguien así, que habla con toda naturalidad de sus "atrocidades" morales. Fantásticas, la "personaja" (me encanta la palabra) y la actriz.


Magnífica dirección, estupenda interpretación donde las mujeres tienen más oportunidad de destacar y una estupenda sensación de haber visto una obra GENIAL.

¿Última función?
http://www.gruposmedia.com/cartelera/bits-tricicle/

Parece ser que "Bits" será el último montaje de El Tricicle en el que los miembros fundadores serán los actores, quedando como compañía de la que serán directores. Otro motivo más, esta vez en marzo para ir a ver la función en su penúltimo sábado.

Geniales, pero no tanto, "Bits" carece de un "hilo conductor" como "Slastics", "Terrific" o "Exit" más allá de navegar por internet, con lo que te encuentras de todo, como en la red. Muy pegada a la actualidad, celebro la inclusión de un gag sobre la relación manifestante-antidisturbios con la aparición estelar de el @PutoHelicóptero que no pude evitar recibir con carcajadas.


También genial la recuperación de las tres señoras francesas, que de memoria me parece que vimos en "Exit", esta vez en un hipermercado, y que además lucen tan jóvenes como siempre. Muy buena la colaboración con Les Luthiers y aunque no hilé carcajada con carcajada como en otros montajes del grupo, perdón, de la compañía, no dejé de esbozar una sonrisa en todo momento. Un 8'5 en vez de un 10 sigue siendo una muy buena nota.